Dos startups chilenas se fusionan en operación casi inédita en el mercado

A finales del año pasado, la compañía de soluciones médicas Ingalfarma realizó una operación conocida como acq-hiring, de la emergente Level Bioscience. Ahora apuestan por la expansión internacional.

Con un ecosistema de innovación todavía en proceso de maduración, no es muy común que se generen en el país operaciones financieras llamativas a nivel de startups .

Debido a esto es que a finales del año pasado, llamó la atención el acuerdo de adquisición al que llegaron Ingalfarma y Level Bioscience, dos compañías emergentes del rubro de la salud.

La primera, fundada hace cerca de una década por el doctor Tomás Galván, está detrás de Dentoxol, un producto enfocado en tratar la mucositis oral, una patología que genera aftas severas en los pacientes con tratamientos oncológicos. “Hasta el día de hoy no hay un tratamiento estándar a nivel mundial y nosotros estamos probando este producto, para prevenir estados graves de esa patología”, explica Felipe Galván, gerente general de la compañía, que cuenta actualmente con 18 patentes concedidas en el mundo y con otras 17 en proceso de tramitación.

Uno de los hitos de la compañía durante esta década de existencia es haber conseguido levantar dos rondas de financiamiento, una de ellas liderada por la fundación Ciencia & Vida, ligada al galardonado científico chileno Pablo Valenzuela.

Gracias a eso, dice Galván, pudieron pulir su modelo de negocios, mejorar sus investigaciones y de paso crecer, ya que fue justamente ese contacto el que los llevó a conocer a Level Bioscience, una compañía emergente y liderada por David Rosenberg.

En ese momento, dicha firma estaba trabajando en el desarrollo de fórmulas para tratar la enfermedad periodontal, un problema que normalmente tratan los dentistas, pero que no tiene una solución definitiva. “Primero nos acercamos a él ofreciéndole nuestra ayuda, y en esa conversación salió la oportunidad de incorporar a la compañía completa y que nos fusionáramos como dos empresas nacientes”, recuerda el gerente general de Ingalfarma.

Modelo elegido

En concreto, afirma el ejecutivo, la operación que llevaron a cabo se puede definir como una especie de mezcla entre fusión y adquisición -conocida en inglés como acq-hiring -, ya que Level Bioscience pasó a ser propiedad de Ingalfarma, que al mismo tiempo sumó a sus filas a los ejecutivos de la primera.

En todo este proceso, pionero en el país, fueron asesorados, en el caso de Ingalfarma, por Francisco Guzmán de Carey, mientras que en el de Level Bioscience, por Andrea Lobos de Andes IP. “Aprendimos mucho en el camino de cómo se hacen estas fusiones y adquisiciones. Se generó una oferta por la compra de esta tecnología y se incorpora a Ingalfarma formalmente a través de este acuerdo de compra”, afirma Felipe Galván.

Bajo este nuevo escenario, con ambas compañías bajo el mismo techo, el ejecutivo explica que la intención ahora es seguir potenciando la tecnología desarrollada originalmente por Level Bioscience y, al mismo tiempo, apostar por la internacionalización de Dentoxol, así como de otras soluciones en las que están trabajando. “Entendemos que las necesidades que estamos cubriendo, o que potencialmente queremos cubrir, no tienen soluciones a nivel mundial. Entonces nuestros planes son, en los próximos dos años, tener operaciones en Estados Unidos, Europa y otros países”, afirma Felipe Galván.

Producto estrella

Dentoxol se llama la solución que tiene hoy en el mercado Ingalfarma.

Por Pablo Tirado.

Fuente: El Mercurio.

Recommended Posts

Deja tu comentario